cara de caballo, orejas de elefante

Si se permite un momento relativamente corto,  de reflexión cortada y planchada con arroz, más que seguro estoy que las ansias del oro corrompen tus sentidos. Es más – te doy la razón, te trepas por las frutas y no las ramas, sadico, sadico, sadico… Cual sera el impulso a gozar de una picina con sangre,  comiendo chester, bailando salsa a pasos relativamente cortos con aceite en los ojos. Ahora que mierda estas pensando, ¿que estas invitado aqui? ¿Que alguien te necesita, te quiere escuchar? Salta corriendo desnudo, detras de tus sueños y no vuelvas hasta que choques con ellos, ahi recien me cuentas algo que valga la pena, algo sobre las garras de un gato. Suelta ese cuchillo vale, tanto la vida y la muerte fueron ya decididas por ti, no tienes nada que hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: