Cofres de Sangre 3

Evidencia suficiente de que no habría de encontrar algun tesoro, ni ayudar a su santidad, eso fue lo que encontre esa noche. Demasiadas buenas vibras me atrajieron a un bar, de pequeño tamaño y enorme corazón. Que gusto da entrar y que nadie te mire, se nota confianza, tranquilidad.. seguramente despertaras al otro día sin más que algunos recuerdos cargados de risa y sana euforía. Me senté frente a la barra, y miré al rededor. 745, ahi estaba ese especimen, apoyado sobre su botella, en el fondo de una borrachera de agua ardiente. De pronto llega otro y se sienta a su lado, el comandante de la expedición, aquel tipo gritón con el que había peleado, y le quita la botella dejandolo caer sobre la mesa. De golpe resucita y aclara que solo durmia un momento, entonces emprenden una conversación llena de risas, con ello se anima todo el lugar y pienso que esto puede ser un poco mas caotico de lo que pensaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: